miércoles, 3 de octubre de 2012

MARIANO RODRÍGUEZ ZAPATERO

Lo que caracteriza a un buen gobernante básicamente es su mérito, su capacidad, su eficacia, su carácter, su valentía, sus ideas claras y su patriotismo. Nada de eso encontramos en el actual presidente del gobierno, conocido por el sobrenombre de Rajao, aunque bien se le podría denominar a partir de ahora Mariano Rodríguez Zapatero.

En efecto, este hombre (aupado por los votos del descontento, de la derecha sociológica e incluso de gran parte de lo que se llama indebidamente extrema derecha) está reuniendo en su (mal) gobierno lo peor de cada una de las ideologías que entrañan ese nuevo sobrenombre de Mariano Rodríguez Zapatero. Como considero que huelga explicar porqué consideramos que este hombre no reúne las necesarias virtudes de mérito, capacidad, eficacia, carácter (y menos valentía) que necesita un buen gobernante (porque hablar de estadista es poco menos que utópico), aclararemos ese extraño (y perverso) apodo.

Por un lado nos encontramos con que sigue manteniendo erre que erre las mismas políticas de la peor izquierda: subida de impuestos, alianza de civilizaciones, adoctrinamiento en la educación, ley de memoria histórica, aborto, divorcio exprés y "matrimonio" homosexual, etc. etc. Y por otro lado pone en práctica las políticas de la peor derecha: liberalismo, conservadurismo, aburguesamiento, acomodación, capitalismo salvaje y medidas antisociales. Todo ello aderezado con la cobardía de no plantar cara a los separatistas (tanto los "moderados" como los terroristas) y su falta de arrestos para defender la soberanía e independencia de España ante los euroburócratas de la UE.

He aquí el llamado centro-reformismo, aquél que, partiendo de la peor izquierda y la peor derecha, reforma para no reformar nada.Y su máximo exponente es el presidente del PP (Partido Pusilánime) y presidente del gobierno: Mariano Rodríguez Zapatero.

Así pues, conocido ya el personaje y el partido que lo aupa, lo apoya y le da el poder, ¿A qué espera el buen y honrado pueblo español, amante de su Patria, de sus tradiciones, de su cultura milenaria, de su religión, de su historia y de su grandeza a dar la espalda de una vez y para siempre a este engendro pepero colmado, repleto, saturado de cobardes y traidores? ¿No es hora ya de continuar la historia de España allí donde la dejaron tirada en 1978 los papás de estos peperos que nos (des) gobiernan desplazando y acabando con los responsables de la ruina que estamos soportando? ¿O queremos seguir gobernados por Marianos. R. Zapateros por los siglos de los siglos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada