domingo, 30 de marzo de 2014

IMPULSO SOCIAL EN CARTAGENA

Siguiendo con la ronda de presentaciones de Impulso Social en la Región de Murcia, esta vez fue en Cartagena, donde también tuve la oportunidad de hablar. Estas fueron mis palabras:

Bárcenas, Gürtel, Eres falsos en Andalucía, Fundación Ideas, caso Pallerols, caso Palau, familia Pujol, caso Campeón, caso Pokemon... son tantos que apenas cabrían en un discurso. Los casos de corrupción en la política española se amontonan en un bucle sin fin que afecta a partidos, sindicatos, empresarios. Se puede afirmar sin temor a equivocarnos que el sistema es corrupto. Este sistema liberal que, en frase falsa y desgraciada, "nos hemos dado", es un pozo sin fondo de corrupción, más aún, no se puede entender el sistema sin la corrupción. Esta afirmación, grave, requiere evidentemente una explicación. Y esta explicación la encontramos en la génesis, en el origen, en las raíces del sistema mismo. A mi juicio el sistema nace de una triple corrupción. Esta triple tara de corrupción moral, institucional y política desde su origen mismo creó una clase política inmoral e indecente (la del llamado consenso) dando como resultado el sistema más corrupto que se ha conocido en la historia de España, que no tiene regeneración posible. Consecuentemente todas las medidas que se tomen y que no apunten al fondo del asunto serán meros parches. Todos esos pactos y leyes que se nos anuncian aprisa y corriendo los partidos como meras huídas hacia adelante no solucionarán nada. No se puede ser juez y parte. El sistema es el problema. Si de verdad se quiere terminar con la corrupción insoportable que padecemos no queda otra solución que acabar con el propio sistema causante.

Pero no sólo es la corrupción. Asistimos impávidos al desafío separatista catalán (y en breve el vasco) sin que el estado  dé señales de vida, al tiempo que se asaltan las fonteras de Melilla y la extrema izquierda violenta y filo terrorista actúa impune en las calles de España. Y aquí no pasa nada.

 Los partidos actuales, en esencia asociaciones meramente electorales que se forman alrededor de unos (supuestos) principios de los que mucho hablan pero poco sienten y de un programa que rara vez se piensa cumplir, no son más que una oligarquía de intereses, a menudo bastardos, dirigido por unos pocos con la meta final de gobernar (y aprovecharse) de muchos. Así pues, cuando se dice que en el parlamento reside la voluntad nacional se está pervertiendo la realidad, pues allí reside la voluntad propia y particular de los partidos que lo forman. Ni más ni menos. Y a partir de ahí la voluntad de los partidos (o de sus dirigentes) ocupa y copa toda la actividad política, tanto en España como en Europa.

Por el contrario nosotros creemos en un sistema honrado y decente en el que la política no sea una profesión sino un acto de servicio, en el que los jueces sean verdaderamente independientes, en el que el pueblo español esté real y eficazmente representado en unas instituciones fuertes, legítimas y nacionales, y en el que realmente se defienda a España y a los españoles. Este es el camino, no hay otro. Todo lo que signifique intentar una regeneración, una reforma, una reconversión del sistema acabará en fracaso  y será un engaño más. Por eso nace Impulso Social.

Echando un vistazo al actual gobierno nos encontramos por una lado con que sigue manteniendo erre que erre las mismas políticas de la peor izquierda: subida de impuestos, alianza de civilizaciones, adoctrinamiento en la educación, ley de memoria histórica, aborto, divorcio exprés y "matrimonio" homosexual, etc. etc. Y por otro lado pone en práctica las políticas de la peor derecha: liberalismo, conservadurismo del que lo conserva todo incluído lo malo, aburguesamiento, acomodación, capitalismo salvaje y medidas antisociales. Todo ello aderezado con la cobardía de no plantar cara a los separatistas (tanto los "moderados" como los terroristas) y su falta de arrestos para defender la soberanía e independencia de España ante los euroburócratas de la Unión Europea.

He aquí el llamado centro-reformismo, aquél que, partiendo de la peor izquierda y la peor derecha, reforma para no reformar nada.

¿Cuál es el problema del partido del gobierno? Yo me atrevería a decir que se encuentra en su raíz ideológica o quizás en su falta de ella. Vamos a ver: se hartan de repetir que son de centro pero, ¿Qué es el centro? ¿Sabrían definírmelo? ¿Es conservador? ¿Es liberal? ¿Es democristiano? ¿Es centro-derecha o centro-izquierda? ¿Es una ideología, un estado de ánimo, es producto del complejo? Yo contestaría que el centro no existe, es una entelequia, una ficción, una burla. Uno se ha de posicionar, hacerlo con todas las consecuencias, sin complejos, sin ambigüedades, sin componendas, sin "bajarse los pantalones",  y sobre todo representando a sus votantes que, en su mayoría, no son de "centro" precisamente. Tratar de posicionarse como de centro por el miedo al qué dirán o a perder elecciones , a la larga trae estos problemas. Sin ideario claro que llevarse a la boca es imposible tener recetas y propuestas claras que satisfagan a los votantes.  ¿A qué es debido si no que coincidan tantísimo con el PSOE en casi todo (incluso en la economia como estamos viendo)? ¿Cuál es la diferencia moral, social, cultural, nacional entre PP y PSOE? Prácticamente ninguna.

Teniendo todo esto en cuenta, ¿Qué más hace falta para que los españoles de bien reaccionemos? ¿Qué más hace falta para que nos levantemos de una  vez de verdad, despertemos y volquemos esta situación de desastre nacional sin paliativos?. Nos jugamos mucho y no podemos permitirnos el lujo de seguir mirando al cielo con los brazos cruzados. Ya está bien de esperar a que otros hagan algo por nosotros. Es nuestra hora.

¿Es que no estamos hartos ya de esta casta parasitaria que nos desgobierna?¿Es que tenemos que sufrir en silencio el laicismo salvaje, la entrega de España y la corrupción generalizada de unos y otros? ¿No es hora de  volver a nuestras raíces católicas y españolas? Sigamos a Juan Pablo II cuando dijo "no tengáis miedo" y rompamos la barrera del silencio y de la acción. Nosotros ya lo estamos haciendo.

 De hecho por eso ha surgido Impulso Social. Para cambiar las cosas. Para proponer un nuevo modelo de sociedad en España y en Europa, alejado tanto del materialismo estatista cuasi totalitario del socialismo, como del individualismo egoísta y relativista del liberalismo. Defendemos la auténtica libertad, la de las personas, sí, pero también la de las familias, la de los ayuntamientos, la de los cuerpos sociales naturales, etc. frente a la intromisión salvaje del Estado que todo lo controla, y que debería actuar únicamente de forma subsidiaria allá donde la sociedad no llegue. Y defendemos un orden social justo, donde se dé prioridad a los más débiles y se le dé a cada uno lo suyo. No creemos en la Europa de los mercaderes y de los plutócratas. Queremos acabar con la partitocracia dándole a la sociedad su verdadero protagonismo, permitiendo que se organice libremente. Queremos una Europa respetuosa con la soberanía de los Estados miembros. Queremos una Europa que mantenga el Estado del Bienestar, garantizando educación, sanidad y asistencia social. Queremos una Europa que impulse la participación del trabajador en los beneficios de la empresa y que mantenga el poder adquisitivo de las pensiones.  Queremos una Europa en la que España no vuelva la espalda a su relación con las naciones hispanas asumiendo la misión de ser puente entre Europa y América.  Y queremos una Europa social, que proteja al niño concebido y no nacido, a la familia natural, que busque el bien común y que tenga en las raíces cristianas y en la Tradición sus señas de identidad. Y para ello os convocamos.

Asi decimos las cosas, directamente, diáfanamente, sin complejos, sin zigzagueos, tratando el problema desde la raíz misma, pensando en España y en los españoles ¿Quién se atrevería a poner en práctica este u otro programa parecido? Nadie del actual arco parlamentario. Éstos se conformarán con mantener lo establecido. Por eso hay que acabar con el voto útil y el mal menor. Impulso Social está formado por personas honradas, decentes, limpias, patrióticas, que apuestan de verdad por una alternativa coherente y posible al actual estado de cosas. Impulso Social  nos da la oportunidad de reaccionar, de movernos, de despertar en suma. No la dejemos de aprovechar.

Habrá quien se deje seducir por los cantos de sirena de los nuevos (supuestos, aparentes) partidos que han surgido del sistema. No olvidemos de dónde vienen y su pensamiento y praxis políticas. Su aparición ha sido debida  a meras cuestiones personales pero no ideológicas. Dicho en Román paladino son los mismos perros con distintos collares. Algunos esgrimen la excusa del desgaste que supone la corrupción con el caso Bárcenas pero nadie de esta camarilla alzó la voz por el caso Naseiro cuando sí eran bien tratados por la cúpula del partido. Otros aducen que se ha mentido en el programa electoral, pero también Aznar prometió una ley de educación y un plan hidrológico nacional que jamás entraron en vigor (gobernó 8 años, recordad) y nadie clamó por incumplir estas promesas. Y otros consideran que no se responde como debe ser a los desafíos separatistas pero tan separatista era CiU con Aznar como ahora y nadie se opuso al reparto de competencias que realizó el gobierno de entonces tan perjudicial para la unidad de España y con lo que supuso como balón de oxígeno para el separatismo.

Estos partidos no defienden la vida frente a todo aborto, no defienden la familia bien entendida frente al lobby gay y a quienes pretenden acabar con ella, no defienden las raíces, principios y valores católicos y la tradición milenaria de nuestro pueblo, ni la unidad, soberanía, identidad e independencia de nuestra Patria. No nos equivoquemos ni caigamos en la trampa. Los causantes y responsables de muchos de los males que nos ahogan no son ni pueden ser los salvadores. Ni aunque cambien de partido.

En contraste vemos como partidos similares a nosotros en toda Europa van consiguiendo importantes logros electorales y cuotas de poder. ¿Porqué no en España? ¿Porqué tenemos ese miedo casi invencible a votar en conciencia a quienes de verdad nos pueden representar? Si en Europa es ya una constante, ¿A qué esperamos los españoles?

El otro dia leí un comentario de un ususario en internet que decía: El “cuerpo” me pide votar a Impulso Social, pero antes querría saber sus pronósticos electorales, ya que no estoy dispuesto a tirar mi voto a la alcantarilla, caso de que no obtengan ningún resultado. No es ese el planteamiento que debemos hacernos. Huyamos de los cálculos meramente electorales. No estamos aquí para ganar elecciones, sino para defender creencias, ideas, principios y valores que nadie defiende.  A eso hay que añadir que estas elecciones, al ser circunscripción única, dan muchas más opciones de representación a un partido minoritario (en esta caso coalición) como es  Impulso Social, que si fueran elecciones generales.

Creemos que somos lo suficientemente atractivos, sugestivos, honrados y decentes como para que os ilusionéis y no necesitéis mirar a otros embarcaderos. Nuestro barco es joven,fresco, firme, claro, desacomplejado, coherente y preparado. Os invito a subiros en él.

Y una vez en él necesitamos que os convirtáis en nuestro altavoz. Que deis a conocer Impulso Social, a vuestros familiares, amigos, conocidos, en el trabajo. Desgraciadamente tenemos escasez de medios, nadie nos subvenciona (no como a otros). Por eso necesitamos que seais nuestra voz.

Y nada más. Ilusionáos, tened fe, esperanza, mucho ánimo y adelante.

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada