martes, 16 de junio de 2009

REINARÉ EN ESPAÑA


Tras la resaca electoral y la debida reflexión consiguiente, este humilde blog, lejos del pesimismo que pudiera llevar los resultados electorales que dejan todo como estaba, se enorgullece al saber que aún hay esperanza y muy viva. Esta noticia no saldrá en prácticamente ninguno de los medios mayoritarios e importantes de este país (antes llamado España), sin embargo es la noticia más relevante de los últimos tiempos:

Este domingo se renovará en el Cerro de los Ángeles la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús que hace 90 años llevó a efecto el Rey de España, Alfonso (XIII). Un gesto que la masonería jamás le perdonó y que, junto a sus propios errores (que no fueron pocos) le costaron la Corona.

El domingo 21 la provincia eclesiástica de Madrid (que incluye las diócesis de Madrid, Getafe y Alcalá de Henares) convoca a todos los españoles a la renovación de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, es decir, a renovar la consagración que se hizo solemnemente en 1919.

Aquél acto, que inauguró el monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles (más o menos en lo que sería el centro geográfico de España), fue oficiado por el Nuncio del Papa y contó con una alocución de Alfonso (XIII): “reconocemos que de Vos reciben eficacia y sanción todas las leyes justas, en cuyo cumplimiento estriba el imperio del orden y de la paz”.

Esto nos llena de orgullo y esperanza porque comprobamos que hay muchísima gente que sigue rezando pero también hay muchísima gente que sigue creyendo en la fuerza de Jesús, de su Corazón, del Evangelio y del Amor de Dios y que considera que el auténtico, el único Rey de España es Dios Nuestro Señor.

Y hablando de reyes, ¿Adivinan quién no estará presente en esta solemne Consagración? Efectivamente, el nieto de quien, jugándose la corona, enfrentándose a las fuerzas tenebrosas que también hoy actúan contra Dios y su Iglesia, consagró a España al Sagrado Corazón de Jesús. ¡Qué ocasión mas hermosa tiene para poner de manifiesto ante la nación todo lo que de oscuro, de perverso, de intolerable, tiene este mundo, este sistema en el que, desgraciadamente, vivimos! Ni siquiera tiene la decencia de mandar a su hijo Felipe el heredero, ¿Ese es el amor a España que tiene esta dinastía de nuestros pesares? ¿Así pretende defender la Corona? Pero no se preocupe "Su Majestad", como dice José Antonio Méndez en su artículo en InfoCatólica.com: "(...) dentro de unos años, tal vez tenga que pedir perdón a sus descendientes por no haberle echado los redaños que le echó su abuelo. Por no haber respetado la tradición en la que se sostiene su corona. Por pensar que la Monarquía puede vivir de las rentas. Por no haber puesto a su pueblo en las únicas manos que pueden sacarle de la crisis económica y moral."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada