viernes, 9 de octubre de 2009

EL INCONTENIBLE RECHAZO DE LA IZQUIERDA A LA CULTURA


Se cumple el 50 aniversario de la muerte de Agustín de Foxá, uno de los escritores españoles más importantes del siglo XX. Y para homenajearlo diversas asociaciones culturales organizaron unas conferencias conmemorativas de su obra literaria en el Centro Cívico Tejar del Mellizo en Los Remedios (Sevilla). Pero hete aquí que al llegar a dicho centro se encontraron con la negativa de la concejalía de turno (en manos de IU) a que se celebrase dicho homenaje, tuviéndolo que hacer de forma improvisada en plena calle. Izquierda Unida justifica la censura porque se maliciaron de que el acto derivara en "apología del franquismo". "Los centros cívicos son sitios para las relaciones sociales, la libertad y la democracia", fueron las declaraciones del concejal Medrano. Así pues los escritores Aquilino Duque y Antonio Rivero Taravillo tuvieron que improvisar en el patio exterior del edificio las conferencias bajo un árbol y a la intemperie.

Pero, ¿Quién era Agustín de Foxá para tanta inquina como le tiene la izquierda, en este caso concreto los comunistas? Escritor y diplomático madrileño, poeta y dramaturgo, compaginó la diplomacia con el periodismo y la literatura, habiendo sido colaborador habitual de ABC desde 1930 hasta su muerte. Fue un gran amigo de José Antonio Primo de Rivera, e integrante de aquella corte literaria que rodeaba a José Antonio. Estuvo vinculado a la Falange y colaboró, junto a Rafael Sánchez Mazas y Eugenio Montes, en la creación y redacción de las estrofas del himno "Cara al sol". En 1933 se publicó su primer libro de poemas, "La niña del caracol", al que seguirían otros títulos como "El almendro y la espada" o "El gallo y la muerte". Del mismo modo escribió teatro, en obras como "Cui-Ping-Sing", "Baile en Capitanía" y "El beso a la bella durmiente".

Pero sin duda su obra más conocida y trascendental fue la novela histórica "Madrid de corte a checa". En ella hace una denuncia brutal de lo que fue el marxismo en Madrid durante la república y la guerra civil. Está considerada como una de las novelas españolas más importantes del siglo XX. Describe lo que fue la persecución en aquellos años terribles de todo lo que oliera a católico o a "derechas" con un rigor histórico incuestionable.

Esto es lo que molesta a la izquierda. La izquierda no ama la cultura como nos quieren hacer creer dia sí y dia también. Ella a lo sumo aspira a la Kultureta, que es la antítesis de la Cultura con mayúsculas. Y cuando surge un escritor, un intelectual, un creador que proclama a los 4 vientos las verdades del barquero les molesta y tratan de silenciarlo. Les importa muy poco si Foxá era buen o mal escritor, sólo le miran desde el punto de vista de la ideología. Ideología que hay que silenciar y destruir, sencillamente porque no es la suya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada