domingo, 24 de mayo de 2009

LA PARADOJA DEL MAL MENOR


Me ha llegado un escrito muy clarificador acerca de la “doctrina del mal menor” contada en forma de “paradoja del mal menor”.

Hela aquí:

Tengo que elegir entre “A” y “B”.

“A” me jura que me sacará los ojos.

“B” me asegura que sólo me sacará uno.

Yo pienso “Con un ojo todavía puedo ver”. Elijo “B” y me quedo tuerto.

Nuevamente debo elegir entre “A” y “B”.

“A” promete sacarme el ojo que me queda y arrancarme además la lengua.

“B”, siempre más moderado, me tranquiliza diciéndome que sólo me sacará el ojo que antes me había perdonado.

Reflexiono: “Me quedo ciego, pero por lo menos aún podré hablar”.
Elijo, pues, a “B”.

Sucesivas elecciones terminan con el resultado que se puede prever: ni ojos, ni lengua, ni manos, ni pies…

Lo gracioso del caso es que mi elección ha sido siempre, no sólo legítima, sino verdaderamente racional y razonable.

Pero, no es necesario decirlo, algo ha fallado.

¿Tiene esto algo que ver con un sistema político donde existen dos partidos principales uno que lleva a cabo un programa político (eutanasia, sodomía, aborto…) y el otro lo único que hace es ralentizar ese programa político sin que en ningún caso trate de impedirlo?

¿Serán “A” y “B” el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y el PP (Partido Popular) respectivamente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada