lunes, 16 de febrero de 2009

El engaño Rosa Díez

Es curioso (y para mí incomprensible) comprobar cómo votantes de eso que llaman derecha se sienten tan atraídos cuando no anonadados por la señora Díez y su partidito. Y ella, halagada, se siente fuerte. Tan fuerte que ha proclamado a los cuatro vientos que su partido es un proyecto REVOLUCIONARIO. Nada menos. Y yo me pregunto:

¿Es revolucionario apoyar el aborto, incuída la nueva ley de plazos del PSOE? ¿Es revolucionario apoyar la ley del matrimonio homosexual del PSOE? ¿Es revolucionario que el ideólogo de este partido, sr. Sabater, proclame que "España me la suda"? ¿Es revolucionario defender la unidad administrativa de España olvidando sus orígenes y sus raíces cristianas, su cultura, su identidad y su historia? ¿Es revolucionario que esta sra. Díez no haya ido jamás a un solo funeral de una víctima del terrorismo? ¿Es revolucionario que esta sra. por razones personales y no ideológicas se haya apartado del PSOE para crear un partido idéntico? ¿Es revolucionario el progresismo, el laicismo, el relativismo que este partido defiende? ¿Es revolucionario que una candidata de este partido haya llevado a juicio al Juez Ferrín Calamita (recordemos que es la chica lesbiana que pidió la adopción de una niña en Murcia)? ¿Es revolucionario mantener intacto el stablishment, es decir, no tocar ni la ley electoral, ni la financiación de los partidos y sindicatos, ni el sistema de las autonomías, etc. etc.? ¿Es revolucionario ser partidario acérrimo de abrir de par en par y sin control la inmigración? ¿Es revolucionario llevar en sus listas electorales a un personaje como Álvaro de Marichalar?

En fin, para qué seguir, creo que se ha dado una idea de que la sra. Díez y su partidito, de revolucionarios no tienen nada. Tratan de captar votos de la derecha desengañada, desorientada, harta y que ya no aguanta al PP. Pero ese no es el camino. El camino es, sin complejos, votar a los tuyos, no a un partido izquierdista (aunque se disfrace de transversal), laicista, abortista, relativista, que es en muchos aspectos antitético con las posturas de la derecha. Por tanto, no busquemos en lugares ajenos políticamente. Si ya es más que evidente que la solución tampoco es el PP, hay otras Alternativas. Busquémoslas, conozcámoslas y apoyémoslas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada